Marco Conceptual

El último curso de proyecto de la carrera lo dedicamos a aumentar la capacidad crítica de los estudiantes que se encuentran ya en el umbral de la actividad profesional y a recorrer con ellos los caminos de las ideas propias que han ido madurando a lo largo de los cursos inferiores.
La idea es acompañar a los estudiantes en este último curso de manera tutorial, con un formato de asistencia docente cercano al de la elaboración de una tesis personal.
Esta postura no implica una neutralidad de la cátedra en cuanto a los contenidos que se derivan de las intervenciones de los docentes ya que las clases teóricas y el diálogo con los docentes es una manera de transmitir una visión particular sobre la complejidad de lo arquitectónico y sobre el instrumental necesario para producirla.
Para ello nos basamos en tres pilares: la arquitectura como fenómeno cultural, la arquitectura como fenómeno formal y la arquitectura como fenómeno urbano.

Implementación

Si bien la universidad forma profesionales técnicamente, capacitados y conceptualmente acostumbrados a producir sobre una plataforma guiada, conceptual, tipológica o morfológica, los proyectos (reflexiones) a menudo explican intereses personales a través de morfologías genéricas conocidas o prestadas. En estos casos los proyectos son el resultado de cursadas asépticas, carentes de estímulos en cuanto a la formación personal. Este proceso, resultado de una cierta cantidad de “correcciones”, de escasa densidad o, en el mejor de los casos, autónomas respecto de los intereses del estudiante, deviene en proyectos de poco interés, repetitivos o carentes de ideas. El alumno se encuentra ante la urgencia de crear y luego de dar sentido, cuando el camino debería ser el inverso.
La elaboración del proyecto es un acto de reflexión e introspección. Esto implica un conocimiento personal profundo, por lo tanto no puede ser visto, simplemente, como una mecánica operativa o técnica.
Por otra parte, los alumnos del último año deben aprender a exponer y a exponerse, es decir, deben ser capaces de transmitir sus ideas y a la vez ser capaces de enfrentar sus debilidades con el fin saber sobrellevarlas. Se trata de acompañarlos, de escucharlos, de guiarlos tomando provecho de nuestros conocimientos/experiencia y compartirlos.
Es aquí donde la “exigencia compartida” entre estudiantes y docentes adquiere su valor por antonomasia, es una oportunidad (quizás única a lo largo de su carrera) para redescubrir los intereses propios y comenzar un camino de elaboración intelectual, propositiva y ética que durará toda su vida profesional
Estos objetivos persiguen premisas aparentemente simples, sinceridad proyectual, conciencia proyectual y aceptación de las reales capacidades e intereses personales, frente al futuro ejercicio profesional, donde no contarán con el andamiaje pedagógico que les aporta la universidad.

Introducción

El curso se organiza sobre una estructura simple, con un cuerpo introductorio donde los alumnos exponen sus intereses e indagan sobre si mismos, su memoria y su trayectoria. El producto de la etapa introductoria es la exposición de intereses personales, volcados en una entrevista de aproximadamente media hora, donde además deberán entregar un paper en el que expliciten una hipótesis de trabajo.

El paso siguiente será constituir grupos afines que compartan conocimientos, lenguaje e intereses similares o complementarios. Los grupos afines trabajarán durante un mes, apoyados en un seguimiento personal por parte del equipo docente. Se trabaja durante todo el cuatrimestre sobre la base de las propuestas originales, intentando encausarlos en un proceso coherente con sus intereses personales, a este seguimiento de intereses personalizado lo soporta una serie de temas o Módulos.

Los Módulos temáticos oscilan entre dos palabras, “Instrumentos” y “Procedimientos”, La organización temporal de los tipos de módulo es voluntariamente no-lineal y transversal a la cursada, de manera tal que el alumno pueda hacer mayor o menor uso de ellos de acuerdo a su interés por los temas implicados
Sabemos que tanto un instrumento proyectual como un procedimiento, poseen la capacidad de abarcar la totalidad de las decisiones en el trabajo, inclusive poseen la capacidad de invertirse, todo procedimiento puede devenir en instrumento y todo instrumento en procedimiento. Por este motivo los módulos temáticos no tienen la voluntad de guiar el trabajo del alumno sino mas bien, problematizarlo, cuestionarlo, introduciéndole un sin fin de datos, lenguaje e imágenes que actúen transversalmente al proceso proyectual.

Instrumentos (A)
Estructura, piel, programa, tecnología

Este modulo se desarrolla alternativamente durante los primeros dos mesas del curso. Corre en paralelo al trabajo sobre los proyectos y alterna con los módulos de procedimiento, para que se puedan dar por lo menos 4 charlas donde volcar una visión personal sobre estos conceptos, a veces tan trillados (estructura, piel, programa, tecnología).
Sin embargo, las charlas sobre cuestiones instrumentales , estructura, piel, programa o tecnología, donde el docente por ejemplo, aporte una mirada sobre una forma muy específica de tratarlos (Calatrava. Pelli, Dieste) con muy poco, se puede volver “procedimental” y extensiva a casi la totalidad de una obra.

Procedimientos (B)
Esta parte del curso toma módulos orientados al sentido y la genealogía del proyecto y a los temas que se derivan de esta mirada: diagramas, tecnología de representación, estilo/modo/manera de proyectar, espíritu de la época, autonomía o heteronomía, continuidad o discontinuidad, contextualismo y ruptura del orden urbano, etc.

En estos módulos, a manera de telón de fondo se colocan los intereses específicos de la visión arquitectónica de los docentes a fin de aumentar el conocimiento sobre la variedad de formas de producirlo que admite el proyecto arquitectónico.

Bibliografía Básica:
Venturi, Robert.” Complejidad y contradicción en la arquitectura”.
Foucault, Michel. “Ensayo, Esto No Es Una Pipa.”
Foucault_Michel. “Las_Palabras y Las Cosas”
Porphyrios, Dimitri.”Heterotopía, Un estudio sobre la sensibilidad ordenadora de la obra de Alvar Aalto.”
Gregotti, Vittorio. Fragmento de, DE LA TÉCNICA. Desde el interior de la arquitectura. Un ensayo de interpretación.
Mcluhan, Marshall, Contraexplosion.
Quetglas, José. “No te hagas ilusiones”.
Eisenman, Peter. “El fin de lo clásico”.
Tanizaki, Junichiro. “El elogio de la sombra”.
Quaderns 222. Espirales.


Marco Conceptual

El último curso de proyecto de la carrera lo dedicamos a aumentar la capacidad crítica de los estudiantes que se encuentran ya en el umbral de la actividad profesional y a recorrer con ellos los caminos de las ideas propias que han ido madurando a lo largo de los cursos inferiores.
La idea es acompañar a los estudiantes en este último curso de manera tutorial, con un formato de asistencia docente cercano al de la elaboración de una tesis personal.
Esta postura no implica una neutralidad de la cátedra en cuanto a los contenidos que se derivan de las intervenciones de los docentes ya que las clases teóricas y el diálogo con los docentes es una manera de transmitir una visión particular sobre la complejidad de lo arquitectónico y sobre el instrumental necesario para producirla.
Para ello nos basamos en tres pilares: la arquitectura como fenómeno cultural, la arquitectura como fenómeno formal y la arquitectura como fenómeno urbano.

Implementación

Si bien la universidad forma profesionales técnicamente, capacitados y conceptualmente acostumbrados a producir sobre una plataforma guiada, conceptual, tipológica o morfológica, los proyectos (reflexiones) a menudo explican intereses personales a través de morfologías genéricas conocidas o prestadas. En estos casos los proyectos son el resultado de cursadas asépticas, carentes de estímulos en cuanto a la formación personal. Este proceso, resultado de una cierta cantidad de “correcciones”, de escasa densidad o, en el mejor de los casos, autónomas respecto de los intereses del estudiante, deviene en proyectos de poco interés, repetitivos o carentes de ideas. El alumno se encuentra ante la urgencia de crear y luego de dar sentido, cuando el camino debería ser el inverso.
La elaboración del proyecto es un acto de reflexión e introspección. Esto implica un conocimiento personal profundo, por lo tanto no puede ser visto, simplemente, como una mecánica operativa o técnica.
Por otra parte, los alumnos del último año deben aprender a exponer y a exponerse, es decir, deben ser capaces de transmitir sus ideas y a la vez ser capaces de enfrentar sus debilidades con el fin saber sobrellevarlas. Se trata de acompañarlos, de escucharlos, de guiarlos tomando provecho de nuestros conocimientos/experiencia y compartirlos.
Es aquí donde la “exigencia compartida” entre estudiantes y docentes adquiere su valor por antonomasia, es una oportunidad (quizás única a lo largo de su carrera) para redescubrir los intereses propios y comenzar un camino de elaboración intelectual, propositiva y ética que durará toda su vida profesional
Estos objetivos persiguen premisas aparentemente simples, sinceridad proyectual, conciencia proyectual y aceptación de las reales capacidades e intereses personales, frente al futuro ejercicio profesional, donde no contarán con el andamiaje pedagógico que les aporta la universidad.

Introducción

El curso se organiza sobre una estructura simple, con un cuerpo introductorio donde los alumnos exponen sus intereses e indagan sobre si mismos, su memoria y su trayectoria. El producto de la etapa introductoria es la exposición de intereses personales, volcados en una entrevista de aproximadamente media hora, donde además deberán entregar un paper en el que expliciten una hipótesis de trabajo.

El paso siguiente será constituir grupos afines que compartan conocimientos, lenguaje e intereses similares o complementarios. Los grupos afines trabajarán durante un mes, apoyados en un seguimiento personal por parte del equipo docente. Se trabaja durante todo el cuatrimestre sobre la base de las propuestas originales, intentando encausarlos en un proceso coherente con sus intereses personales, a este seguimiento de intereses personalizado lo soporta una serie de temas o Módulos.

Los Módulos temáticos oscilan entre dos palabras, “Instrumentos” y “Procedimientos”, La organización temporal de los tipos de módulo es voluntariamente no-lineal y transversal a la cursada, de manera tal que el alumno pueda hacer mayor o menor uso de ellos de acuerdo a su interés por los temas implicados
Sabemos que tanto un instrumento proyectual como un procedimiento, poseen la capacidad de abarcar la totalidad de las decisiones en el trabajo, inclusive poseen la capacidad de invertirse, todo procedimiento puede devenir en instrumento y todo instrumento en procedimiento. Por este motivo los módulos temáticos no tienen la voluntad de guiar el trabajo del alumno sino mas bien, problematizarlo, cuestionarlo, introduciéndole un sin fin de datos, lenguaje e imágenes que actúen transversalmente al proceso proyectual.

Instrumentos (A)
Estructura, piel, programa, tecnología

Este modulo se desarrolla alternativamente durante los primeros dos mesas del curso. Corre en paralelo al trabajo sobre los proyectos y alterna con los módulos de procedimiento, para que se puedan dar por lo menos 4 charlas donde volcar una visión personal sobre estos conceptos, a veces tan trillados (estructura, piel, programa, tecnología).
Sin embargo, las charlas sobre cuestiones instrumentales , estructura, piel, programa o tecnología, donde el docente por ejemplo, aporte una mirada sobre una forma muy específica de tratarlos (Calatrava. Pelli, Dieste) con muy poco, se puede volver “procedimental” y extensiva a casi la totalidad de una obra.

Procedimientos (B)
Esta parte del curso toma módulos orientados al sentido y la genealogía del proyecto y a los temas que se derivan de esta mirada: diagramas, tecnología de representación, estilo/modo/manera de proyectar, espíritu de la época, autonomía o heteronomía, continuidad o discontinuidad, contextualismo y ruptura del orden urbano, etc.

En estos módulos, a manera de telón de fondo se colocan los intereses específicos de la visión arquitectónica de los docentes a fin de aumentar el conocimiento sobre la variedad de formas de producirlo que admite el proyecto arquitectónico.

Bibliografía Básica:
Venturi, Robert.” Complejidad y contradicción en la arquitectura”.
Foucault, Michel. “Ensayo, Esto No Es Una Pipa.”
Foucault_Michel. “Las_Palabras y Las Cosas”
Porphyrios, Dimitri.”Heterotopía, Un estudio sobre la sensibilidad ordenadora de la obra de Alvar Aalto.”
Gregotti, Vittorio. Fragmento de, DE LA TÉCNICA. Desde el interior de la arquitectura. Un ensayo de interpretación.
Mcluhan, Marshall, Contraexplosion.
Quetglas, José. “No te hagas ilusiones”.
Eisenman, Peter. “El fin de lo clásico”.
Tanizaki, Junichiro. “El elogio de la sombra”.
Quaderns 222. Espirales.